Bypass Gástrico

Bypass Gástrico

El bypass gástrico, también denominado «bypass gástrico en Y de Roux,» es un tipo de cirugía de pérdida de peso más frecuente en Estados Unidos. Se realiza cuando no ha funcionado seguir una dieta ni hacer ejercicio o si tienes problemas de salud graves.

Este es el tipo de cirugía bariátrica más compleja, ya que implica crear un pequeño saco desde el estómago y conectar el saco recién creado directamente con el intestino delgado. La forma en que funciona es que tu cirujano engrapa el estómago, creando una bolsa en la sección superior que funciona estómago principal. Posteriormente se corta el intestino delgado y se une con la bolsa del estómago creado. Esto provoca que la comida termine saltándose la mayor parte del estómago y el intestino delgado superior. 

Después del bypass gástrico, los alimentos ingeridos entrarán en este pequeño saco de estómago y luego pasarán directamente al intestino delgado, de modo que evitan la mayor parte del estómago y la primera sección del intestino delgado.

Pros y Contras de una Cirugía de Bypass Gástrico

Pros:

  • Más pérdida de peso que la banda gástrica
  • No se insertan materiales ajenos al cuerpo. 

Contras:

  • Grave escasez de vitaminas y multinutrientes.
  • Problemas relacionados con la cirugía. 

¿Por qué se realiza?

El bypass gástrico se realiza para ayudar a perder el exceso de peso y reducir complicaciones relacionados con el mismo que pueden poner en riesgo la vida, como los siguientes:

  • Enfermedad cardíaca.
  • Presión arterial alta.
  • Nivel de colesterol alto.
  • Apnea obstructiva del sueño.
  • Diabetes Tipo 2.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

¿A quién se recomienda la cirugía de bypass gástrico?

El bypass gástrico, como otras cirugías para la pérdida de peso podrían ser una opción adecuada para ti en los siguientes casos:

  • Si tu índice de masa corporal (IMC) es de 40 o más.
  • Si tu índice de masa corporal está entre 35 y 39, y padeces de un problema de salud grave relacionado con el peso; como diabetes tipo 2, presión arterial alta o apnea del sueño.

No obstante, el bypass gástrico no es para cualquier persona con sobrepeso u obesidad. Es necesario que cumplas con ciertas pautas médicas para que se te considere apto para la cirugía. Asimismo, debes estar dispuesto a realizar cambios permanentes para llevar un estilo de vida sano.